Oraciones milagrosas

oraciones milagrosas

Las oraciones milagrosas permiten obtener resultados positivos cuando la ciencia terrenal no puede revertir una situación negativa. Estas oraciones son afirmaciones que nos ayudan para eliminar las influencias y creencias negativas, transformando por completo nuestras vidas.

Aunque muchas personas dudan de su efectividad, podemos hacer que ocurran pidiéndole milagros a Dios en nuestras oraciones. En este artículo conocerás las mejores oraciones milagrosas que existen.

Índice

    Oraciones milagrosas para rezar

    A continuación, compartiremos contigo estas oraciones para pedirle un milagro a Dios. Dios tiene ciertas condiciones que deben cumplirse antes de que nuestras oraciones puedan ser respondidas. Una de las primeras es que debemos tener una verdadera necesidad de ayuda de parte de él.

    Oración milagrosa por un enfermo ausente

    Dios, Padre mío.

    Toda enfermedad y debilitamiento

    desaparece gracias a tu infinita bondad.

    Tú, Padre Eterno,

    conoces la condición de tu siervo

    por quien pido tu gracia Señor.

    Sana su enfermedad

    que no encuentra alivio en la ciencia terrenal.

    Regrésale la salud a tu siervo

    que siempre te honra y adora

    solo para agradecer tu amor infinito

    Amén.

    Oración milagrosa para enfermos

    Oh Señor Dios, Maestro de mi vida,

    Tú, por tu bondad, has dicho:

    No quiero la muerte de un pecador,

    sino que se convierta y viva.

    Sé que esta enfermedad con la que sufro

    es tu castigo por mis pecados e iniquidades;

    Sé que de acuerdo con mis acciones

    merezco el castigo más severo,

    pero te imploro no me trates con mi malicia,

    sino con tu infinita misericordia.

    No deseo mi muerte,

    pero dame fuerza para soportar

    pacientemente la enfermedad

    es mi prueba bien merecida,

    y si consideras que lo merezco,

    sáname de mis males y cura mi corazón.

    Te pido con toda mi alma

    y todos mis sentimientos por ti,

    Señor Dios, mi Hacedor,

    viviré siguiendo tus santos mandamientos,

    por la paz de mi familia

    y por mi bienestar.

    Amén.

    Oración durante la epidemia

    ¡Oh Señor nuestro Dios!

    Escúchanos desde la altura de tus Santa Sede.

    Nosotros, pecadores y siervos indignos,

    imploramos por tu bondad

    y perdón de nuestros pecados.

    Ten piedad por nuestros pecados,

    comprendemos la ira con que nos castigas,

    pero detén el castigo de tu invisible espada.

    Ten piedad de los pecados

    y debilidades de tus siervos

    cuyas almas fueron condenadas a la muerte

    por sus actos ajenos a tus mandamientos.

    Dios de misericordia,

    presta atención a nuestras súplicas.

    Solo a ti te pertenece la gracia

    y solo tú puedes darnos la salvación,

    en estos momentos de caos y miedo

    apiádate de nosotros Padre Eterno.

    Amén.

    Oración por los enfermos terminales

    Dios todopoderoso,

    médico de los médicos,

    sanador de almas y cuerpos.

    Humildes y creyentes a ti venimos

    para pedirte por la sanación de nuestro hermano,

    concédele tu misericordia.

    Estira tu brazo sanador

    y guía tu luz de salvación sobre él,

    devuélvele la salud y perdona sus pecados,

    Aleja de él cada tentación del pecado,

    perdónale todas sus faltas

    y cúrale cada herida, en su cuerpo y corazón.

    Si es hora que abandone este mundo,

    por favor, Padre Nuestro,

    recíbelo en tu coro de ángeles

    libre de pecados y siervo tuyo.

    Amén.

    rezando por un milagro

    Oración milagrosa en video

    Por qué no siempre obtenemos milagros cuando oramos

    Lamentablemente, muchas personas que oran terminan frustrándose cuando sus oraciones no obtienen el milagro deseado. ¿Por qué no funcionan las oraciones en estos casos? ¿Es posible que no sepan rezar correctamente o usan una técnica ineficaz para rezar?

    Aunque estas personas perciban lo contrario, Dios está obrando un milagro en sus vidas, pero ellas no lo pueden comprender.

    Incluso cuando sentimos que Dios no está respondiendo a nuestras oraciones, jamás debemos dudar de su amor y sabiduría. Él nos creó y sabe infinitamente más de lo que sabemos. Él sabe lo que es mejor para nosotros, y también lo que no sería bueno.

    Si tienes hijos, cuando eran muy pequeños, a veces pedían cosas que eran del todo buenas para ellos o que podían hacerles daño. Por eso, muchas veces los padres no siempre les otorgan a sus hijos todo lo que ellos piden, sino que evalúan y solo les conceden lo que es mejor para sus hijos.

    Eso mismo que sucede cuando elevamos nuestras oraciones milagrosas. En su infinita sabiduría, Nuestro Padre Celestial nos concede lo que considera es mejor para nosotros. Somos sus hijos y Dios sabe qué es lo mejor para nosotros, y conoce cuál es el momento más adecuado.

    Además, debemos vivir de acuerdo a sus enseñanzas para hacer que las oraciones milagrosas tengan efecto.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    1. José Luis davila Sánchez dice:

      Quiero oracion para mi madre donitila que sufre de una enfermedad
      Su mente está bien pero su cuerpo está mal no le responde y está postrada en cama y tiene 3 años así

    Subir